Los niños nacen llevando su semilla interior, la de la Consciencia Pura, que está guardada como en un cofrecito. Cuando una persona tiene el soporte adecuado, se recibe el conocimiento y la sabiduría para abrir ese cofrecito. Ello supone que cuanto antes la persona tenga el conocimiento para activar esa Consciencia Pura, que no es otra cosa, que un estado de Felicidad Permanente (Ananda), su vida será más plena y más consciente tanto en pensamiento, palabra como acción. Podrá direccionar su vida en coherencia con la esencia de aquello que somos, y no vivirá la vida como algo que le sucede.

En Vettaveli pretendemos que los niños no pierdan esa conexión con su Ser, con lo que los Siddha yoguis denominan Sat-cit-Ananda, que es la forma o el rostro de nuestro verdadero Ser, que se traduce por Ser-Existencia-Dicha o Gozo Supremo. Trabajamos desde la tradición de los Siddha yoguis que nos muestran el camino con las herramientas y el método para llegar a ese estado.

Vettaveli es un lugar para que los niños puedan acceder a su Ser desde el comienzo de su vida. Por ello trabajamos con las familias entendiendo que éste es un soporte fundamental para la evolución de los niños, también trabajamos con los niños de forma independiente, porque muchas veces los niños requieren de espacios donde poder experimentar y vivenciar de forma autónoma, sin sus padres.

Nuestro trabajo se ha enfocado en cuatro líneas:

  • Trabajo con las familias, mediante encuentros mensuales.
  • Trabajo con los niños: mediante clases de Vasi yoga, que más que clases, son espacios donde evolucionar con otros y compartir desde el Vasi yoga. Existen espacios semanales y espacios más intensos como los campamentos de verano.
  • Trabajo con las escuelas, como una forma de que la meditación y el Vasi yoga puedan llegar a un espacio más formal, como son los centros educativos. Y cuyo objetivo es que las escuelas sean lugares para la FELICIDAD.
  • Y por último, tenemos una escuela dentro del Ashram, una escuela no directiva, libre, que además de mostrar y ayudar a los niños a desenvolverse en el mundo material, es una escuela dirigida a despertar el Gozo del que hablaban los Siddhas, y que supone que supone la liberación del “ego”, es decir, liberación de una estructura de conocimiento de carácter triangular basada en la distinción entre conocedor, conocido y proceso de conocimiento.