El silencio verdadero

EL SILENCIO VERDADERO

Los Siddhas tamiles tienen muy claro que el silencio no es permanecer en un estado de no hablar y de no pensar. Ellos hablan del silencio indescriptible. Es el silencio del Absoluto, es la Totalidad, es el estado donde no hay diferenciación alguna, donde no hay tu ni yo. Es un estado que está más allá de la mente, el discurso y los sentidos y el cuerpo con todos sus órganos de percepción. El silencio indescriptible es el ser, y el ser es el Absoluto. El silencio es sabiduría (jnana) y la sabiduría del silencio es dicha. Silencio significa no diferenciación, tú eres eso, significa estar en la no dualidad

El Siddha Kongahar afirma que para llegar a ese silencio místico o indescriptible, hay que dejar de deambular por el mundo de los deseos. “Sin inquietud, rechazando la codicia, sin disensiones mentales, sin odio o avaricia, rechaza todos los deseos. Rechaza el frenesí, la envidia, el orgullo de la juventud y los celos que le acompañan. Destierra la ostentación, la decepción, la arrogancia y otras posturas egoístas”. Con el método de los Siddhas tamiles esto ocurre como consecuencia de la prácttica.

Los deseos generan una serie de actitudes como las que nombra konganar, que generan frenesí (la urgencia por satisfacer nuestros deseos), envidia, orgullo, celos, ostentación de haber conseguido algo, decepción si no lo conseguimos, arrogancia y posturas egoístas cuando nos creemos poderosos por los logros obtenidos y los exhibimos ante los demás.

Nos sigue indicando Konganar que es muy importante erradicar la codicia. Maya (la semilla de la ilusión de que somos nuestros deseos, de que somos un sujeto que desea) arraiga en la codicia, que es amor por las posesiones mundanas, de cosas y personas, de habilidades, etc, y que no sólo se refiere a cosas terrenales. Codicia es el afán de poseer y acumular objetos y experiencias. La codicia es el deseo en general, y esta es la semilla que nos aferra a este mundo y que constituye el principal obstáculo para acceder al mundo de la Consciencia Pura, donde no hay deseo. El deseo crea el sentido del yo y el tú.

Cuál es el camino para llegar a ese silencio profundo, pues meditar en Siva (en la Consciencia Pura). Los que habitan en Siva arrancan de raíz todas las cosas manifestadas, arrancan de raíz el deseo de las mismas. Como afirma el Siddha Konganar la discriminación está hecha para poder discernir lo verdadero de lo no verdadero, para no correr de un lado para otro con deseos.

Con el Mouna yoga, tienes el método para entrar en la Felicidad Pura, en el Gozo Supremo, en el Ananda, que es el puro Silencio, el Silencio que es tu ser Real. Es un camino probado como afirma Tirumular y todos los siddhas, es un camino que te permite llegar a la Consciencia Pura disolviendo el apego a los deseos.

El silencio es el yoga real. ¿Te animas a experimentar?

¿Qué manifiestan las personas que vienen a los retiros de silencio? Pues la mayoría descubre que por primera vez su mente se calma, que hay una tranquilidad profunda, que el espacio meditativo se amplia, que hay olas de felicidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s